Se enfoca en garantizar que los conductores contratados por la empresa sean idóneos para desempeñar la labor,  que el personal que integra la empresa conozca y respete las normas de seguridad vial y de tránsito dentro y fuera de la empresa y que se asuman y mantengan comportamientos de prevención por parte de todos los actores vinculados a las actividades de movilidad en la organización

Más Buenas Prácticas relacionadas