Son los valores agregados o mejoras en el sistema que las empresas han adoptado y que su aplicación ha traído buenos resultados. El papel de la administración así como una normativa específica que favorezca a este campo es fundamental. Por eso las políticas nacionales e internacionales con el apoyo de las organizaciones públicas y privadas deben comprometer o favorecer el desarrollo de las innovaciones tecnológicas aplicadas a la seguridad vial.

Más Buenas Prácticas relacionadas